viernes, 22 de febrero de 2013

Tú eres la conciencia del Universo observándose a sí mismo


Hoy he mantenido una conversación con una persona muy religiosa. Entre otras cosas, me ha dicho que la ciencia es muy aburrida, falta de encanto y emoción. Por el contrario, la religión ofrece una visión de la realidad mucho más excitante y llena de emoción, de pasión y sentido espiritual.

Tal vez sea así pero yo puedo compartir una historia que es totalmente sobrecogedora y más impactante que ningún diluvio o serpiente parlanchina. 

Tenemos dos ojos, cada uno compuesto por 130 millones de células fotoreceptoras. En cada una de ellas, hay 100.000.000.000.000 (100 billones) de átomos, lo cual es más que todas las estrellas de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Sin embargo, cada uno de los átomos de cada una de las células de cada ojo, fue formado en el corazón de una estrella, hace miles de millones de años, y ahí siguen hoy mismo, utilizados para capturar la energía desprendida (la luz) de ese mismo proceso de creación de átomos.

Todo para expandir la conciencia que eres TÚ mismo. 

Sin duda, el Universo tiene un interesante sentido de la ironía, siendo tú el Universo observándose a sí mismo – todo lo que tú eres es un pensamiento.

Si Dios existiese, sin duda sería una historia fabulosa. Esto último está probado y es la mejor historia que habrás escuchado jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario