martes, 23 de febrero de 2010

Evolución Tecnológica

A menudo pensamos en sofisticados artefactos electrónicos cuando oímos la palabra tecnología. Lo primero que me viene a la cabeza es un ordenador a la última o un súper teléfono móvil capaz de hacer de todo (y con la última actualización incluso paellas para cinco personas) Todo o casi todo lo que podemos catalogar como tecnología está directamente ligado a la electrónica pero esta importantísima rama de la física para la evolución tecnológica de nuestra especie apareció hace escasamente 100 años. Si tenemos en cuenta que la carrera tecnológica del hombre tiene unos 2,5 millones de años, se puede decir que la electrónica está en pañales. O ni siquiera eso, en estado embrionario diría yo ya que, si condensásemos en 24 horas (un día) toda la carrera tecnológica humana, la electrónica aparecería en el último 0,15 segundo.

Curiosamente, la rueda apareció alrededor del 4000 a.C. lo que significaría, usando el mismo símil, que apareció a las 23h, justo al acabar nuestro día tecnológico. Tal vez pienses que fue muy tarde para un invento tan sencillo y obvio pero deberemos tener en cuenta que la naturaleza no lo ha replicado nunca; no existe ningún animal que se desplace mediante ruedas y, como nos lo demuestran los aviones, barcos, antenas de televisión, el velcro, etc, el hombre siempre tiende a imitar a la naturaleza. Por otro lado, sólo tendría sentido si la Tierra tuviese una superficie perfectamente plana y de ahí que el hombre haya tenido que “aplanarla” con la construcción de carreteras.

2,5 Millones de Años – Edad de Piedra

Durante la Edad de Piedra, los humanos eran cazadores recolectores. Las primeras tecnologías de importancia estaban asociadas a la supervivencia, la obtención de alimentos y su preparación. El fuego, las herramientas de piedra, las armas y el atuendo fueron desarrollos tecnológicos de gran importancia de este periodo. Algunas culturas desarrollaron canoas con batangas capaces de aventurarse en el océano, lo que propició migraciones a través del archipiélago Malayo, atravesando el Océano Índico hasta Madagascar y también cruzando el Océano Pacífico, lo que requería conocer las corrientes oceánicas, los patrones del clima, navegación y cartas estelares. La fase principal de predominio de la economía cazadora-recolectora se llama Paleolítico y el final se denomina epipaleolítico o mesolítico; la Edad de Piedra posterior, durante la cual se desarrollaron los rudimentos de la tecnología agraria, se llama periodo Neolítico. Estas fueron las bases de la tecnología industrial moderna.

7000 Años - Edades de Cobre y Bronce

La Edad de Piedra desembocó en la Edad de los Metales tras la Revolución Neolítica. Esta revolución comportó cambios radicales en la tecnología agraria, la domesticación animal y los asentamientos permanentes. La combinación de estos factores posibilitó el desarrollo de la fundición de cobre y más tarde bronce. Los descubrimientos no tenían, y todavía no tienen, carácter universal. Ciertas tribus amazónicas todavía emplean la tecnología de la Edad de Piedra. Otra curiosidad de esta época es que, al finalizar, dio paso a la escritura y por consiguiente a la historia en Europa. En otras partes del planeta, el inicio de la edad de los metales coincide con la escritura y, por lo tanto, podremos decir que la historia dio comienzo en Oriente Medio 4000 años antes que en el resto del planeta.

A partir de aquí, cambios que tardaban cientos de miles de años en producirse, se sucedían cada vez más rápidamente y, como hemos visto anteriormente, el planeta no iba al unísono. La Edad de Hierro trajo materiales más ligeros y resistentes. Unas culturas lo adoptaron más rápidamente que otras y estos avances los puso en disposición de alcanzar nuevas cotas de conocimiento y mejorar su entorno tecnológico que los diferenció del resto de pueblos. Las culturas que destacaron por su avance fueron el Antiguo Egipto, la Europa Trival, Grecia, Roma, India, China, Incas y Mayas. Destacaré los principales avances de cada una de ellas:

Antiguo Egipto - máquinas simples como el plano inclinado, la palanca, el papel, la alfarería. La rueda fue importada por los invasores extranjeros.

Grecia – Inventaron y mejoraron muchas tecnologías como el motor a vapor, la tecnología neumática. En realidad los griegos fueron los únicos en la era preindustrial capaces de combinar las investigaciones científicas con el desarrollo de nuevas tecnologías. Un ejemplo de esto fue el tornillo de Arquímedes (descubierto primero matemáticamente y construido después), la balística y computadoras analógicas simples.

Roma – desarrollaron una agricultura sofisticada y la albañilería. Especial importancia tuvo el impulso en construcción de carreteras cuyos métodos estuvieron vigentes hasta el desarrollo del macadán en el siglo XIX. El hilado, la cosechadora, el vidrio soplado, el hormigón, retretes y un largo etcétera donde destaca la ingeniería militar.

India – Especial empuje en tecnologías sanitarias y planificación civil como baños públicos, alcantarillado cerrado y graneros comunales. Los tintes vegetales y perfumen destacan como conocimientos químicos.

China – Algunas innovaciones de importancia fueron el sismógrafo, las cerillas, el papel, hierro colado, la sembradora, el puente colgante, el uso del gas natural como combustible, la brújula, la hélice, la ballesta y la pólvora.

Incas – Alcanzaron grandes conocimientos de ingeniería incluso para los estándares actuales, sistemas de irrigación y drenaje y la técnica de escalonar las pendientes para hacerlas útiles para la agricultura.

Mayas – Curiosamente no llegaron a alcanzar un conocimiento metalúrgico ni conocieron la rueda pero desarrollaron complejos sistemas de escritura y astrología.

Europa se sumió en La Edad Media y en un paso atrás en cuanto a la evolución tecnológica. Si bien es cierto que se desarrollaron inventos como el reloj mecánico, las gafas y el molino de viento, hubo una pérdida de conocimiento más que notable y la fuerte presión religiosa sumió a Europa en una época oscura en cuanto a conocimiento y evolución científica. Posiblemente, la única actividad que fue realmente potenciada fue la construcción y únicamente de carácter religioso como podemos apreciar en iglesias y catedrales.

A partir de aquí da comiendo la Edad Moderna seguida de la Revolución Industrial acelerando el conocimiento tecnológico al siglo XIX y XX en los que la tecnología se desarrolló muy rápidamente. Cuando antes se necesitaban miles de años para dar pequeños avances, en esta era unos pocos meses eran suficientes para refutar ideas recientes por otras más efectivas y novedosas en todos los sentidos.

En el siglo XXI el progreso es todavía más acelerado. La tasa de desarrollo de los ordenadores es un ejemplo de aceleración lo que ha llevado a muchos pensadores a plantear el concepto de Singularidad Tecnológica. Es tan interesante este concepto y a todas luces tan inevitable que me reservaré el tema para otra ocasión y así desarrollarlo como merece.

Ahora me dado por reflexionar sobre la aplicación de una evolución tecnológica a los Blables como una consecuencia de su evolución genética. Tal vez sería buena idea incluir un gen que controlase la capacidad intelectual y permitir que, aquellos Blables que alcancen un nivel de inteligencia superior, pudiesen desarrollar tecnologías como, por ejemplo, técnicas de defensa contra iTERs (depredadores) colectivas, o tal vez un sistema de agricultura, o tal vez una estructura social que jerarquizase y organizase la sociedad (los más hábiles podrían dedicarse a la caza, aquellos con mejor visión a la observación de la seguridad del grupo y aquellos más fuertes a la defensa)

Un excitante paso adelante en el proyecto Darwinia.

martes, 16 de febrero de 2010

PERPETUUM MOBILE

Se dice que la física de nuestro universo impide que ninguna máquina pueda funcionar sin más energía que un primer impulso que la ponga en marcha. A esta imaginaria máquina se la conoce como Móvil Perpétuo o Perpetuum Mobile y no pocos han intentado construirla, incluso lo intentó el mismísimo Leonardo Da Vinci.

Digo intentar porque gracias a nuestros actuales conocimientos sobre física sabemos que es imposible ya que estaría en contra de las leyes de la termodinámica. Es curioso que en el mundo científico se evite el uso de la palabra imposible ya que nunca sabremos qué nuevo descubrimiento ampliará nuestras fronteras del conocimiento poniéndonos en disposición de tecnología que parecería quimérico. Aún así, en el caso del Perpetuum Mobile, la ciencia es categórica y lo define como el objeto imposible. Pero, ¿qué dice la ciencia tan rotundamente como para catalogar de imposible un simple objeto que no rompe ninguna ley espacial ni temporal? La culpa la tiene la primera ley de la termodinámica.

Los principios de la termodinámica son posiblemente unos de los más conocidos y estudiados ofreciendo una inusual estabilidad científica durante siglos. Todo intento de construcción de esta máquina imposible es rápidamente despreciado por la comunidad científica ya que invariablemente se trata de errores de comprensión de las leyes de la física. Son tan conocidos las leyes de la termodinámica que el mismo Leonardo Da Vinci diseñó un sistema que demostraba la imposibilidad de tal quimérica máquina. El experimento lo realizó sobre una rueda y pesos; todo un prodigio de ingenio.

Con toda la comunidad científica en contra, con el mismísimo Leornardo Da Vinci dando la espalda, Galileo Galilei desdeñando cualquier intento… y aún así me he dado el gusto de entretenerme un rato pensando cómo narices se podría diseñar una máquina que aprovechase ese impulso inicial para desencadenar un movimiento que no tuviese fin, para autoalimentarse cinéticamente sin necesidad de ninguna energía externa… En este punto es cuando, tú igual que yo, ves que eso no se sostiene y vuelves a leer a los gigantes y los admiras más que nunca.

"Yo tuve la oportunidad de ver muchas
cuadraturas del círculo, móviles perpetuos
y muchas otras demostraciones imaginarias
que resultaron falsas"
R. Descartes (1596-1650)

"Buscadores de movimiento perpetuo cuantas ideas frívolas habéis arrojado al mundo!"
Leonardo da Vinci (1452-1519)

"Las máquinas no crean fuerza; ellas sólo la transforman,y todo aquél que espere otra cosa no comprende nada en mecánica"
G.Galilei (1564-1642)