miércoles, 10 de junio de 2009

ABBA y los Blables


ABBA fue el grupo de más éxito comercial en la década de los 70 por encima incluso de Beatles. Benny Andersson era el compositor (el de la barba en la foto) y tenía una técnica compositora realmente peculiar. En una entrevista le preguntaron de dónde salían esas canciones tan fantásticas y esos ritmos inéditos en aquella época. Él contestó que simplemente salía a correr y se concentraba en el tap tap de sus zancadas; de ahí salió la inspiración para Waterloo, Dancing Queen y muchas más.

Desconozco si podríamos identificar a Benny como el padre de la música máquina que arrasó en las discotecas en los 90s con sus ritmos basados en un continuo pum-pum-pum o si, anteriormente, Luis Cobos le copió la técnica para añadir una repetitiva batería a los clásicos. Sea como fusiera que quiera ser, yo lo intenté ayer y decidí salir a correr para pensar en el error que no deja avanzar a los Blables; mi camiseta turca, mis naik negras y una canción de Talk Talk para, durante una hora, probar una técnica que 40 años antes ya utilizaba un tío en Suecia para encontrar su inspiración personal.

Si te preguntas si funcionó la respuesta es no; si preguntas si me rindo la respuesta es obviamente no. Esta misma tarde saldré a correr de nuevo con mi camiseta turca y las mismas naik negras en busca de una musa blabliana. Mientras tanto, he colgado un video en Youtube por si a alguien se le ocurre una razón lógica para esa extraña reproducción masculina que, repito, no tiene sentido. Tienes además el diagrama de flujo del proceso “neuronal” que sigue el Blable para tomar decisiones.

Help! I need somebody!

No hay comentarios:

Publicar un comentario